Corporación Pro Ayuda al Enfermo Reumático

Medicamentos biológicos, nueva alternativa para la Artritis Reumatoide

«Investigaciones sobre los tratamientos con medicamentos biológicos hacen que pacientes vean en ellos una esperanza
para mejorar su calidad de vida».

Por, Doctor Pedro Miranda

La Artritis Reumatoide es una enfermedad crónica, sistémica, que afecta principalmente a las articulaciones y puede llevar a deformaciones articulares severas, a un deterioro importante de la calidad de vida y a un incremento de la mortalidad. Afecta a casi el 0,5% de la población mundial y no se conoce la causa intima de la Artritis y por lo tanto no existe, lamentablemente, cura completa para la enfermedad. En Chile se estima que hay cerca de 80.000 pacientes con Artritis Reumatoide, afectando a todo el rango de edad desde niños hasta ancianos. Tiene predilección por el sexo femenino.

Hasta hace pocos años, el tratamiento realizado para detener o retardar la progresión de la enfermedad se basaba en el uso de medicamentos que habían demostrado eficacia en la observación clínica y que eran usados para tratar otras enfermedades, muchas veces de forma casual y generalmente con mecanismos de acción no bien comprendidos. Estos medicamentos que retardan la progresión clínica y radiológica de la artritis son conocidos como DARME (drogas antirreumáticas modificadoras de la enfermedad). Estos fármacos son útiles en muchos pacientes y enlentecen, pero no detienen, el deterioro de la destrucción articular. Muchos de ellos continúan con síntomas y evidencian progreso del compromiso articular. Sin embargo hay un número considerable de pacientes que no responde a ellos y se deben usar combinaciones de estos fármacos con lo que se suman sus posibles eventos adversos y toxicidad.


Dr. Pedro Miranda, Reumatólogo

Presidente, SOCHIRE 2007-2008

Desde hace una década el conocimiento íntimo de los mecanismos de daño y de los mecanismos que perpetúan la inflamación ha crecido enormemente y también se han desarrollado técnicas biológicas para desarrollar in Vitro, anticuerpos específicos contra las principales sustancias involucradas. Todos estos avances han llevado a racionalizar el tratamiento de esta enfermedad y se han sintetizado diferentes sustancias que están dirigidas contra diferentes sustancias biológicas implicadas en la cadena de la inflamación. Es así como hay actualmente para la artritis reumatoidea —y para varias otras patologías reumatológicas— muchos tipos de moléculas que han probado su eficacia en diferentes ensayos clínicos que respaldan su eficacia y seguridad.

 

  • Lo interesante también es que estas moléculas son muy específicas y por lo tanto no afectan otros sistemas enzimáticos y celulares que no son su misión.
  • Los efectos secundarios de estas terapias son reconocidos y pueden ser anticipados por lo que es posible seleccionar a los candidatos a usar estos tratamientos. 
  • Existe preocupación por estos eventos y se esta trabajando para conocer su real incidencia. 

 

Si bien es cierto que estas drogas son mas efectivas que las terapias tradicionales para la Artritis, se han usado principalmente en pacientes que no respondían al tratamiento habitual. Este tipo de pacientes, estimadas entre las 3 mil y 5 mil personas en Chile (5% del total), llegan a usar la terapia después de haberse dañado irreversiblemente sus articulaciones, y por lo tanto, sólo se consigue detener la inflamación pero continúan los daños estructurales y las secuelas funcionales.   Hay interés en usarlas en las etapas iniciales de la artritis antes de que se deterioren las articulaciones. Sabemos que es en los primeros dos años de iniciada la inflamación articular cuando principalmente se lesionan. Si conseguimos detener efectiva y tempranamente la inflamación podremos brindar a nuestros pacientes un esquema de tratamiento eficaz y oportuno.

 

 

Ir arriba